VÍDEOS ORCA-FILMS

Loading...

lunes, 25 de mayo de 2009

A LA CAZA DEL ATÚN ROJO



El 19 de mayo de 2009 hemos comenzado por fin el rodaje de la película largometraje documental UltimATUN, con el apoyo del Instituto Español de Oceanografía y la productora New Atlantis. Vamos a seguir la vida del pez más fascinante de los mares, el Thunnus thynnus, el atún rojo gigante. Nos acompaña también en esta aventura el Dr. José Luís Cort, un biólogo experto en este gran animal, con el que llevaremos nuestras cámaras desde Barbate a Japón, pasando por Canadá, New Hampshire (USA), Italia y Noruega, no sin antes acompañar a los bravos pescadores de sueños del País Vasco, Cataluña, Alicante, Baleares, Andalucía y Murcia. Y también Miguel Bosé, un amante de los mares y sus habitantes. El atún gigante llegó a pesar más de 900 kilos a su paso por el Estrecho de Gibraltar en la época de los romanos, ahora un ejemplar de más de 400 es extraordinario, siendo los más abundantes los de menos de 200 kilogramos. Es un pez con sangre caliente, el más rápido del océano, con una biología y un comportamiento únicos en el planeta ... pero ¿está desapareciendo por sobrepesca?. Cuando los cardúmenes de cientos de titanes entran desde el Océano Atlántico hacia sus zonas de freza en el Mediterráneo atravesando el Estrecho de Gibraltar (ahora, en mayo y junio), sus cuerpos están acerados de hormonas sexuales y pletóricos de grasa y energía. Su carne, en este preciso momento, es el manjar más delicioso que puede apreciar un paladar japonés: el mejor sashimi del planeta, los atunes gigantes de Cádiz. Un solo pez de estos puede superar los 60.000 euros en el mercado de Tokyo. Por ello, flotas pesqueras ilegales de todo el mundo se lanzan sobre los bancos de atunes con aviones, radares y prácticas prohibidas, mientras los pescadores artesanales y los que cumplen las normas sufren las consecuencias de las restricciones de cuotas. Unos abusan, y otros lo pagan. Los expertos menos optimistas dicen que el atún rojo no sobrevivirá más de diez años, pero los científicos luchan por conservar sus poblaciones y a las miles de familias que viven de su pesca. El buen pescador quiere pescar poco y siempre. Mientras en España se respetan las leyes desde hace 20 años, países como Italia, Francia, Turquía o Túnez, han aumentado su flota de cerqueros geométricamente. No es un problema fácil. Científicos, ecologistas, políticos y pescadores tienen cada uno sus propias razones, solo el sentido común puede unirlos a todos, el mismo sentido común que tienen los atunes gigantes desde hace millones de años. Vamos a descubrir que no hay un colectivo concreto de "malos" en esta historia, sino que existe buena gente en todos ellos, el mar los une. Son los oportunistas, los piratas y algunos políticos los que perjudican el patrimonio natural de todos. Conoceremos sus razones, navegaremos con ellos para comprender su verdad. El Gran Rojo, que ya comían los neanderthales en la cueva de Gorham, que dio su poder a los fenicios y que era el manjar más apreciado por los emperadores romanos, se nos puede ir de las manos, o tal vez no. Las consecuencias en la cadena trófica de los mares pueden ser catastróficas. ¿Nos dirigimos a un océano poblado de medusas?. Muchos luchan por evitarlo, no queremos que este sea realmente un UltimATUN.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda es un tema que apasiona a mucha gente , esto del atún rojo.
Yo formo parte de la Asociación Amigos del Atún Thunnus thynus y estamos encantados con este tipo de actividades , que sin duda ayudan a concienciar a la sociedad sobre el problema de sobrepesca de este animal.
Les invito a entrar en nuestra web amigosdelatun.com y desde ya están invitados a participar en las jornadas que organizamos en septiembre desde hace 7 años en Isla Cristina, Huelva, donde tenemos la sede.
Cualquier contacto o consulta puede hacerla a mi correo fmferia@gmail.com o en la propia web de la asociación.
Gracias y enhorabuena de antemano.
Federico Martinez Feria.

FERNANDO LÓPEZ-MIRONES dijo...

Muchas gracias Federico, me pondré en contacto con vosotros.
Un abrazo.

Fernando López-Mirones