VÍDEOS ORCA-FILMS

Loading...

martes, 21 de junio de 2016

ORCA-FILMS: Las MONTAÑAS de la LUNA, SAFARI A UGANDA

ORCA-FILMS: Las MONTAÑAS de la LUNA, SAFARI A UGANDA: Lago Victoria, Reino de Bunyoro, Reserva de Primates de Kibale, chimpancés, Parque Nacional Queen Elizabeth, Parque Nacional de la Selva Im...

Las MONTAÑAS de la LUNA, SAFARI A UGANDA

Lago Victoria, Reino de Bunyoro, Reserva de Primates de Kibale, chimpancés, Parque Nacional Queen Elizabeth, Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi, gorilas, Montañas de la Luna, Lago Mburo, las Fuentes del Nilo.


Un sueño del documentalista Fernando López-Mirones,

el antropólogo Joan Riera… y 10 exploradores más.

Me llamo Fernando López-Mirones, soy biólogo y me dedico desde hace veinte años a escribir y dirigir películas documentales de Historia Natural y Antropología por todo el mundo. He hecho 130 documentales en mi carrera. Algunos de ellos para firmas como National Geographic, BBC o Terra Mater. Y uno nominado a los Premios GOYA.
El antropólogo y viajero JOAN RIERA
y el biólogo documentalista FERNANDO LÓPEZ-MIRONES
en el Círculo Ecuestre de Barcelona en mayo de 2016


            Cuando imparto conferencias y cursos sobre la Filmación de Documentales, no faltan nunca los apasionados oyentes que me dicen: ¿cómo puedo ir con usted?. Siempre me causó una cierta tristeza no poder atender estos deseos sinceros… hasta ahora.
            El antropólogo y experto en safaris por África Joan Riera me hizo un día una propuesta increíble, y es la que les vengo a presentar aquí. Él lo llama Viaje de Autor.
            Vamos a organizar una expedición para localizar lugares fascinantes en la Perla de África, Uganda, con vistas a futuros rodajes. Nuestro hilo conductor son dos mitos que han fascinado a la Humanidad durante cientos de años, tras los cuales partieron los más



importantes exploradores del siglo XIX, entre los que nos inspiran especialmente Sir Richard Francis Burton y John Hanning Speke. Ambos arriesgaron sus vidas para descubrir nuestros objetivos: las Fuentes del Nilo y Las Montañas de la Luna.
                  Pero solo 9 viajeros podrán acompañarnos en la aventura, pues parte de ella se llevará a cabo a bordo de una avioneta con capacidad limitada. Los once viviremos juntos un sueño mítico, sin necesidad de pasar las privaciones y peligros de aquellos pioneros.
            Un viaje al centro de África te cambia la vida para siempre. 12 exploradores y 11 días, suficiente para que, al regreso, nunca volvamos a ser los mismos.

            Vente con nosotros a vivir dentro de una película documental con los chimpancés salvajes, los gorilas de montaña, los leones, elefantes y jirafas, hipopótamos y rinocerontes, cocodrilos y tribus que nos sorprenderán. Nunca lo hemos hecho antes, y no sabemos si se repetirá. Apto para viajeros desde 18 hasta 90 años


            Les propongo diez noches al fuego de la leyenda, como si doscientos años no hubieran pasado. Les invito al Sueño de África.

Ponte en contacto con nosotros
Para información técnica y reservas:
VIATGES TEMPS D’OCI
C/Enric Granados, 72
08008 Barcelona.
Tel: 93 323 34 23

martes, 19 de enero de 2016

EL ABRAZO DE LA SERPIENTE... Y EL DE LOS AMIGOS...

Ha sido un honor volver hace poco a mi querida Colombia con motivo del Festival de Cine MAMBE, en Florencia Caquetá, la puerta del Amazonas.

Una vez más Colombia no deja de sorprenderme con su belleza, ahora ya sé que ÚNICA EN EL MUNDO.

Hemos impartido un curso en el seno de la UNIVERSIDAD DE LA AMAZONIA en el que había dos decenas de alumnos de comunidades indígenas como los EMBERÁ o los UITOTO.
También hemos conocido a grandes del cine colombiano como el director CARLOS ZAPATA o los actores JAIME BARBINI, SALVATORE BASILE, REINA SÁNCHEZ, MARLEYDA SOTO, ALEJANDRO AGUILAR o el enorme NILBIO TORRES VARGAS. Y a grandes personas como MAURICIO DURÁN, ARIEL ARANGO, THOMAS GARRIOT, CÉSAR OLIVEROS o EDSON VELANDIA.




NILBIO es el protagonista de la película EL ABRAZO DE LA SERPIENTE, que acaba de ser nominada a los OSCAR como Mejor Película en Lengua no inglesa. Su actuación en la cinta dirigida por CIRO GUERRA es descomunal.


Pero NILBIO es mucho más que eso. Él vivía feliz en su comunidad indígena en MITÚ VAUPÉS cultivando yuca cuando el director pasó por allí buscando actores para su próxima película.



NILBIO es CUBEO.

GUERRA no pudo elegir mejor actor, su trabajo en la película se sale de la pantalla.

Desde que nos conocimos en este viaje, algo nos unió, nos caímos bien, nos identificamos el uno con el otro, pues ambos teníamos mucho en común.


Éramos los dos "diferentes", ambos pertenecemos a minorías en este entorno, precisamente las dos minorías que formaron a la mayoría: un indígena y un español.
También nos unió nuestra pasión común: los jaguares.
Durante horas hablamos del gran gato manchado, y aprendí mucho de sus experiencias tras él. El científico académico y el sabio de la selva eran tan diferentes que convergían en los mismos puntos.



Cuando el festival nos lo permitía pedíamos que nos llevaran a conocer la zona, a pisar selva, a visitar los ríos donde nace toda vida.
El río Orteguaza en Puerto Arango, los raudales de otros varios.


El último día nos perdimos en la rumba y no pudimos despedirnos. Me dicen los excelentes amigos de MAMBÉ que NILBIO no tiene internet, y que solo se puede hablar con él por teléfono, pero aún no he podido felicitarle por su nominación.

El trabajo del EQUIPO MAMBE con FABIO VALDERRAMA y JOGHIS SEUDYN ARIAS a la cabeza es estremecedor. Colaboran con ACNUR en actividades con las comunidades indígenas que han sido desplazadas de sus territorios y ponen el cine a su servicio.

Nunca había visto tal pasión por las cámaras y por aprender a hacer sus propios documentales que la que vi en estos muchachos de las etnias del Amazonas de Colombia.


Saben que tienen que contar sus propias historias, con su lenguaje. La Amazonía exige crear su identidad desde dentro, ellos necesitan hablar con imágenes, perpetuar sus voces ancestrales.


De regreso nunca volví del todo, y solo pienso en volver.

Conozco casi toda Colombia, pero cada vez que vuelvo me da la impresión de no saber nada.

Un aullido

martes, 20 de octubre de 2015

LA MALDICIÓN DE ISLA PINGÜINOS

Fernando López-Mirones en la Isla de los Pingüinos. Foto: Juan María Raggio.

 En octubre de 1593, el capitán John Davis había recalado su barco en Puerto Deseado cuando fue atacado por unos indios tehuelches ataviados con unas máscaras de guerra que les daban el aspecto de perros.
Siete años atrás, el corsario inglés Thomas Cavendish había descubierto ese bendito lugar de la costa atlántica de Patagonia al resguardarse en él con su buque insignia, el Desire, que le dio nombre a la ensenada. Desde allí partió hacia el sur para atacar y saquear a las ciudades españolas de la Patagonia atlántica tratando de emular a su mayor héroe, el pirata Drake.
John Davis capitaneaba ahora la misma nave, pero él y Cavendish no se llevaban bien. Cavendish odiaba a sus oficiales, y mucho más a su tripulación. Esta vez al mando del Black Pinnace, ambas naves se perdieron durante una tempestad frente a las costas de Patagonia cuando intentaban saquear la ciudad brasileña de Santos. 
Como estaba convenido, se reunieron en Puerto Deseado. Continuaron viaje hacia el Estrecho de Magallanes, cuando otra tormenta los llevó hasta unas islas hasta entonces desconocidas, las Malvinas. El Black Pinnace naufragó, y Davis consiguió regresar a Puerto Deseado en unas condiciones lamentables. La tripulación, devorada por los piojos y el escorbuto, se recuperó en esta costa a base de comer gaviotas, cachorros de lobo marino, mejillones, huevos y peces.
Antes de zarpar de nuevo, decidieron acudir a la llamada Isla de los Pingüinos para abastecerse de provisiones. Allí, los marineros ingleses mataron a garrotazos a más de veinte mil estoicos pingüinos de Magallanes y de penacho amarillo, que secaron y salaron para almacenarlos en la bodega del Desire.
Pero entonces su problema era otro, el 11 de noviembre los guerreros de cara de perro les estaban atacando; corrían más que los caballos, y arrojaban polvo al aire mientras lanzaban alaridos espeluznantes. Al principio los ingleses creyeron estar siendo atacados por auténticos diablos con facciones de cánido y cuerpos humanos, hasta que se dieron cuenta de que se trataba de máscaras. Tras perder nueve hombres en la reyerta, el Desire zarpó hacia Brasil en el anochecer del 22 de diciembre para aprovisionarse de frutas y hortalizas robadas a los indios en la Isla de Plasencia, frente a Río de Janeiro.
Sin embargo de nuevo fueron atacados y tuvieron que regresar mar adentro sin aprovisionarse de agua fresca. Cuando llegaron al Ecuador, de los cuerpos de los pingüinos muertos comenzaron a brotar como ánimas miles de gusanos de más de dos centímetros de longitud que empezaron a devorar cuanto caía en sus quelíceros. Ropas, correas de cuero, incluso el casco de la nave, se lo comían todo menos el hierro. Mientras los gusanos deglutían literalmente el Desire, la tripulación cayó presa de nuevo del terrible escorbuto. 
Con las encías sangrantes, la lengua hinchada y los genitales tan inflamados que no podían hacer absolutamente nada, la situación se tornó dramática … y los seres reptantes que nacieron de los pingüinos de la Isla inundaban toda la nave. 
Solo Davis y un grumete se mantenían sanos, de los setenta y seis que habían zarpado de Inglaterra. Finalmente consiguieron llegar a Bantry Bay con un barco tan pestilente que su hedor se podía percibir en varios kilómetros de costa.
Este mítico viaje fue inmortalizado en los versos de Samuel Taylor The Ancient Mariner:
¡Tantos hombres y tan bellos!
Y todos yacían muertos,
Y un millar, un millar de seres viscosos

Siguieron vivos, y yo también.

Copyright Fernando López-Mirones

martes, 13 de octubre de 2015

ORCA-FILMS: TODOS LOS CABALLOS VALIENTES

ORCA-FILMS: TODOS LOS CABALLOS VALIENTES: Caballo español en Cabo Mayor, Cantabria, España. Copyright Foto: Fernando López-Mirones En muchas de las llamadas Crónicas de Indi...

TODOS LOS CABALLOS VALIENTES


Caballo español en Cabo Mayor, Cantabria, España.
Copyright Foto: Fernando López-Mirones

En muchas de las llamadas Crónicas de Indias, en las que los conquistadores primero (la Conquista propiamente dicha duró solo unos 30 años), y los exploradores y colonos después (los restantes 300 años), narraban los hechos acaecidos durante sus aventuras, solía leerse esta frase: “Porque, después de Dios, debimos la victoria a nuestros caballos”.

La relación entre aquellos españoles y sus caballos era tan estrecha, que los indios no andaban descaminados al percibir que eran uno solo; es que lo eran. El amor a los caballos en la España de entonces trascendía a las clases sociales y los honores de nobleza, e impregnó el Nuevo Mundo como ninguna otra condición hispana. No es casualidad que el mayor de los elogios, entonces como ahora, es decir de alguien que “Es un caballero”. Nada supera a ser un caballero. No es un perrero, ni un vaquero, o un barquero… el caballero es el paradigma de lo perfecto.

Montaban a la Brida o a la Jineta, como aprendieron de los Moros, en la silla de montar llamada Bur. Embridando en corto, los conquistadores solían montar como si fueran de rodillas. Su estilo de mano alta, el freno de paladar, o su forma de girar el caballo, son exactamente las mismas que podemos ver hoy en un gaucho argentino, un guaso chileno, un mexicano, un llanero de Colombia o Venezuela, o un cowboy de Texas. Todos ellos herederos de los caballeros españoles. A lo que se llamó siempre Paso Castellano, hoy lo denominan Stockman’s Jog; porque los caballos eran tan bonitos que nos los robaron culturalmente, y los convirtieron en horses.

Aquellos caballos jerezanos tuvieron que enfrentarse a los vampiros de las selvas suramericanas, que hicieron estragos entre ellos por las noches, mientras el rugido del jaguar los atemorizaba. El caballo Morcillo que montaba Cortés, hizo, a cambio, un descubrimiento impresionante, el maíz. Alimentados con ese grano dorado americano, los caballos hispanos se hicieron invencibles.

Entre ellos el de Pedro de Heredia, el fundador de Cartagena, cuyo valor llegó a ser leyenda. Cuentan las crónicas que en una ocasión se metió el equino con tal fuerza entre las fuerzas indias, que salió “como un puercoespín” por la cantidad de flechas y lanzas que llevaba clavadas. Se curó mediante baños en el mar Caribe.

Escribieron los testigos, que eran los ojos de los caballos los que espantaban a los indios, los ojos fieros y esa boca con espuma y relinchos infernales. Motilla, El Romo, Matamoros, Aceituno…  todos los caballos bellos.

Entonces los indios Pampas aprendieron que sus gritos, y un penacho de plumas de ñandú en la punta de sus lanzas, podían perturbar seriamente a los caballos españoles, aunque escribió un cronista que en realidad era el olor de los guerreros lo que los espantaba.

Hoy, los más jóvenes utilizan a menudo la expresión “esto es un marrón”, sin saber que el origen de esta palabra está en los caballos cimarrones, los que pasaron a ser salvajes cuando se fueron los conquistadores españoles. Los ingleses lo copiaron para llamar “maroon” al esclavo huido, y de ahí la expresión “to be marooned”, que se aplica alguien abandonado en un lugar desierto… sin duda todo un marrón.

Un aullido.


Fernando López-Mirones

jueves, 23 de julio de 2015

¿PORQUÉ ESTÁN TRISTES LOS ASTRONAUTAS? - 46 AÑOS EN LA LUNA, MESA REDONDA en FUNDACIÓN TELEFÓNICA


46 AÑOS EN LA LUNA, ESPACIO FUNDACIÓN TELEFÓNICA

Gran éxito de la Mesa Redonda sobre el 46 aniversario de la llegada a la Luna del APOLLO 11 con Armstron, Collins y Aldrin.

Con JORDI GASULL guionista y productor de la película ATRAPA LA BANDERA que se estrenará próximamente y el mayor coleccionista de España de objetos relacionados con las misiones APOLLO, además de apasionado y experto en el tema. Con JORGE ALCALDE director de la prestigiosa revista de divulgación científica QUO y autor de un libro sobre el tema y con MARÍA SANTOYO como genial moderadora.
Allí estaba yo como DUDADOR acerca de los muchos aspectos oscuros que rodean la misión APOLLO 11. Cuando tenía solo 5 años, pude conocer a Armstrong, Collins y Aldrin cuando llegaron a la isla de Gran Canaria solo tres meses después de llegar supuestamente de la Luna.
Las circunstancias llevaron a mi padre Don Eduardo López Merino, a ser el anfitrión de los astronautas en su estancia en Maspalomas, Gran Canaria, y el autor de la mayoría de las fotografías que se les hicieron, pues la seguridad de la CIA impidió en varias ocasiones a los periodistas profesionales acercarse a los visitantes.
En aquel momento surgieron muchas anécdotas bastante desconocidas, y la pregunta de un niño, yo, que aún me persigue. Yo le dije: " Papá: ¿PORQUÉ ESTÁN TRISTES LOS ASTRONAUTAS?.
Durante años he mirado aquellas fotos con la seguridad de que esas no son las expresiones de tres personas que acaban de conseguir la mayor gesta de la historia de la Humanidad desde las expediciones de Cristóbal Colón.
Fernando López-Mirones en un momento de su intervención

¿Porqué no ha vuelto nadie a la Luna en 39 años?, ¿cómo pudieron llegar con la tecnología de los años 60 que ahora nos provoca risa?, ¿podemos creer, como dice la NASA, que las cintas originales de las imágenes del alunizaje se perdieron?
Creo firmemente que no nos han contado la verdad sobre el Apollo 11.
Efectivamente, mucha gente lleva 46 años en la Luna, pero en un sentido diferente. Quizá en lugar de alunizaje hubo un alucinaje colectivo a través del mejor falso documental de la historia del cine.


Decía Oscar Wilde: "Soy capaz de creer cualquier cosa, con tal de que esta sea increíble".
Kennedy y su hermano asesinados, Nixon dimite por mentir, la guerra de Vietnam, la revolución hippie de los 60, la Guerra Fría... un entorno histórico complejo que puede que aconsejara al gobierno de USA a necesitar un éxito sin paliativos: pisar la Luna.
Jordi Gasull, Jorge Alcalde, María Santoyo y Fernando López-Mirones momentos antes de la mesa redonda 46 Años en la Luna

Vimos algunas de las fotografías inéditas que tomó mi padre en aquella ocasión única, y disfrutamos de la erudición de Jordi, Jorge y María.
Se puede ver el evento completo en un link que os adjunto.
María Santoyo, Jordi Gasull, Jorge Alcalde y Fernando López-Mirones tras el evento 46 Años en la Luna de la Fundación Telefónica
Gracias a Cristina Castillo Cabello y a Andrés Pérez Perruca de Espacio Fundación Telefónica por organizar un evento tan perfecto, pero, sobre todo, no os perdáis la película de Jordi ATRAPA LA BANDERA, que va a ser uno de los pelotazos del este año en las pantallas españolas.
Un aullido.

Fernando López-Mirones, Jordi Gasull, María Santollo y Jorge Alcalde en la exposición ATRAPA LA BANDERA en  ESPACIO FUNDACIÓN TELEFÓNICA
EVENTO COMPLETO 46 Años en la Luna

domingo, 19 de julio de 2015

46 AÑOS EN LA LUNA, mesa redonda en ESPACIO FUNDACIÓN TELEFÓNICA en Madrid

Participamos en la mesa redonda, te espero allí

file:///C:/Users/Fernando/Downloads/invitacion_luna.html

Fundacion Telefonica
Si no ve correctamente el mensaje pulse aquí  
Cuándo: 21 de julio a las 19:00h.
Dónde: Espacio Fundación Telefónica (c/ Fuencarral, 3)
Neil Armstrong pisó la Luna hace ya 46 años.
Lo celebramos con un coloquio que contará con Jordi Gasull,
coleccionista de objetos espaciales, productor y guionista de
Atrapa la banderaJorge Alcalde, director de la revista Quo;
Fernando López-Mirones, guionista, director y escéptico
sobre la llegada del hombre a la Luna.
Moderará la mesa María Santoyo, comisaria de la exposición
sobre Atrapa la bandera en el Espacio Fundación Telefónica.
Reserva tu entrada aquí
Importante, no respondas a este mensaje. Esta dirección electrónica sólo se utiliza para enviar la información desde la página http://www.fundaciontelefonica.com, y no existe un destinatario para su recepción.
Si no deseas recibir mas comunicaciones de Fundación Telefónica, envía un mail abaja@fundaciontelefonica.com escribiendo BAJA en el asunto.